Source: JOSÉ LUIS GARCÍA DEL BUSTO – El País, 01.01.1983