Source: El País, 29.04.1992