Fuente: ENRIQUE FRANCO – El País, 04.02.1978