Fuente: MAURICIO VICENT / LOURDES MORGADES – El País, 07.10.2004