Fuente: ENRIQUE FRANCO – El País, 23.10.1986