Fuente: ISABEL OBIOLS – El País, 30.03.2001